Vinos de la tierra  

Venta del puerto nº 12

Venta del Puerto Nº 12 refleja la diversidad, complejidad y riqueza de nuestro entorno. Está formado por un coupage de cuatro variedades: tempranillo, cabernet sauvignon, merlot y syrah, que otorgan al vino estructura, fuerza y carácter.
Un periodo de 12 meses de crianza en barrica de roble americano nuevo, seguido de un reposo en botella de 6 meses, sirven para redondear y ensalzar la fuerza de nuestro terruño.
VARIEDADES
Tempranillo 40%, Cabernet Sauvignon 40%, Merlot 10% y Syrah 10%
CATA
A la vista: Vino limpio y transparente, de intensidad colorante alta, color rojo picota oscuro y ribete cardenalicio, sin llegar a mostrar tonos de evolución, expresando su, todavía, juventud.
Al olfato: Aroma limpio e intenso, destacando a copa parada notas de fruta negra madura (mora y grosellas), fruta en licor y notas dulzonas procedente del roble americano donde ha sido criado. A copa agitada se potencian los aromas de frutas negras y rojas reforzadas con toques balsámicos y torrefactos, chocolate y café con leche, unidos a leves notas minerales. Sin duda estamos ante un vino complejo, muy frutal y con soporte adecuado de madera.
Al gusto: En boca se presenta potente, de gran recorrido, con taninos potentes, dulces, carnosos, acompañados de una acidez perfectamente integrada, que le confiere frescura y que resalta la presencia de fruta madura.
Potente retronasal, complejo y frutal. Postgusto largo y muy agradable.
Acompaña a: carnes rojas, quesos curados, guisos
Temperatura de servicio: Servir entre 16 y 18º C.

Venta del puerto n 18

Fruto del minucioso trabajo realizado en nuestros mejores viñedos. Suelos pobres, producciones bajas y un entorno único completan la labor para otorgar al vino una personalidad única, de capa alta. Intenso.Diverso en nariz: especias, fruta negra, panadería, regaliz y tostados. Conestructura de Cabernet Sauvignon, equilibrio de Tempranillo, inspiración de Syrah y redondez de Merlot. Con una crianza de 18 meses en barrica nueva de roble francés que pese a su larga duración, la madera no adquiere gran protagonismo.

Un posterior afinamiento en botella, acaban de redondear el resultado final: El vino más personal de la bodega.Brillante. Vestido de intenso y aterciopelado color rojo picota oscuro. Aromas complejos donde combinan las notas minerales, especiadas y de tabaco en perfecta conjunción con destellos de grosellas y otras frutas negras maduras. Goloso en su justa medida, en boca es sedoso y armónico. Su paso por boca no deja indiferente. Paso incisivo pero no expansivo.Potente, complejo, equilibrado y largo.